De mi maíz ni un grano

-Hombre: ¿La hermosa dama quiere que la acompañe hasta su casa?

-Mujer: Pero, ¿cómo quieres que te lo diga? ¡No sigas insistiendo, porque de mi maíz ni un grano!

Sí, esta es una manera ruda y terminante de indicar a una persona  que no participará de ningún beneficio, ventaja o privilegio relacionado, casi siempre, con favores sexuales femeninos.

Según “Los que dicen ¡ay bendito!”, su procedencia debe ser muy remota y de índole campesina, ya que el citado cereal, base de la alimentación en la América indígena, carece desde hace mucho del puesto preferente que tuvo en la alimentación puertorriqueña. Baste recordar platos hechos a base de maíz que las nuevas generaciones desconocen, como funche, grinche, marifinga, pan de maíz, mazamorra, mundonuevo, gofio y machanga.

Una variante no registrada es “aquí no mojas”, con la que también se da la negativa a compartir lo poseído por el hablante. Algunos informantes aseguran que la expresión se acompaña de un gesto explícitamente obsceno. Si esto fuese cierto, entonces sería clarísima también la connotación sexual del verbo “mojar”.

Un equivalente en el español general es “verás, pero no catarás”.

Agradecemos a Oneida Torres Pérez por sugerirnos esta frase.

superar el rechazoImagen de: http://bit.ly/13mmsY0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s