La palabra del día

Duro/dura

En el Dialecto Boricua, esta palabra tiene varios significados, aparte de los utilizados en el español general.

-Ese es más duro que el puño de un loco. Ya tiene hasta la ropa rota por no querer gastar diez pesos.

Una de las acepciones de la palabra “duro” se utiliza como sinónimo de maceta, o sea, para describir a una persona tacaña o avara. Muchas veces, se dice el término mientras se toca el codo con la palma de la mano o el puño contrario, ya que se está queriendo decir que se requiere de una fuerza externa para que la persona “dura” abra la mano y entregue el dinero, fuerza similar a la que abría que hacerle al codo si se quiere abrir un puño cerrado con resistencia.

Sigue leyendo “Duro/dura”
La palabra del día

Maceta

En resumen, esta palabra se utiliza para referirse a alguien tacaño o avaro, que escatima en cualquier gasto de dinero, aunque sea para cosas necesarias.

-Mano, de verdad, ella me cae súper bien, pero es que es demasia’o maceta.

Tanto en República Dominicana como en Puerto Rico, como con muchas otras palabras y costumbres, compartimos el uso del vocablo “maceta” para referirnos a una persona avara. No solamente lo utilizamos para alguien que, en realidad, es tacaño, sino que también es usual emplear esta acepción a manera de chiste.

Sigue leyendo “Maceta”
La palabra del día

Bicha, bicho y bichote

Aunque parecidas, estas tres palabras tienen significados muy diferentes en Puerto Rico.

Bicha

-De verdad que no la soporto. ¡Es tan bicha!

El diccionario recoge varias acepciones para esta palabra. En El Salvador, por ejemplo, se le llama bicha a la novia o mujer que mantiene relaciones amorosas con alguien. Y, tanto en este país como en Honduras, también se utiliza el vocablo para referirse a una niña o muchacha.

Sigue leyendo “Bicha, bicho y bichote”
La palabra del día

Bambalán, pavera y trililí

-¡Mira bambalán, deja la poca vergüenza y ponte a limpiar el cuarto!

Según el “Tesoro lexicográfico del español de Puerto Rico”, el vocablo “bambalán” es un adjetivo para la persona necia, vaga y sin oficio. Asimismo, puede referirse a un chico fuerte y grande, o una persona tonta o loca. Por último, la palabra puede ser utilizada para describir a una persona joven, grandulona, de cuerpo flojo y modales todavía un poco infantiles.

A base de esta última acepción, podemos imaginarnos a un bambalán con pavera.

Sigue leyendo “Bambalán, pavera y trililí”