La palabra del día

Jugar bolita y hoyo con alguien

-¡Ay, por favor! ¿Qué estás insinuando? Si yo jugaba bolita y hoyo con ese muchacho.
La frase hace alusión a conocerse desde pequeños y tratarse con excesiva familiaridad.
canicas

Imagen de: http://bit.ly/1l2kIsM

(más…)

Anuncios

Simiñoco

¿Alguna vez le has preguntado a una persona por el “simiñoco ese”?

De seguro, cuando no sabes el nombre exacto de un artículo y necesitas mencionarlo, acudes a alguna de estas típicas oraciones: “Dame el desto”; “Pásame la cosa esa”; “¿Viste el coso aquel?”

Según el “Tesoro lexicográfico del español de Puerto Rico”, la palabra simiñoco es equivalente al “desto”, a “la cosa esa” o “el coso aquel” de los ejemplos anteriores puesto que, en nuestro país, se utiliza esta palabra para referirse  a una cosa cualquiera. Se utiliza para nombrar a aquello de lo cual no recuerdas el nombre. El Tesoro también lo define como “algo insignificante”.

imagesCAQGZCQY

Probablemente, el joven de la imagen está pensando dónde puso el “simiñoco ese”.

Imagen de: estilodevida.latam.msn.com

(más…)

Amotetao

-No me preguntes por qué, pero estoy amotetao.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, “amotetarse” es un vocablo nicaragüense, que se utiliza como sinónimo de agruparse o amontonarse. No obstante, los puertorriqueños sabemos que también utilizamos esta palabra.

Resulta curioso que “Los que dicen ¡ay bendito!” establecen una relación entre las palabras “amotetao” y “motetes”. Esta última palabra es una voz tolteca que se utiliza en varios países hispanoamericanos, entre ellos Puerto Rico, para definir un “cesto grande fabricado con cintas entrelazadas de bejuco que los campesinos llevan en la espalda”. Por tanto, el que lleva el motete, bajo su peso, debe quedar amotetao, no muy contento, se podría decir que enfermo.

Debe aclararse, además, que el término “motetes” se utiliza en Puerto Rico para referirse a las pertenencias de alguien.

salud-mental-la-depresionImagen de: http://bit.ly/1css4FK 

(más…)

Se lo llevó Pateco

El dicho, según “Los que dicen ¡ay bendito!”, se utiliza como sinónimo de “Se fastidió. No hay quien lo salve”.

Este Pateco o Pateca debe ser un caso de disimilación de la voz “Pateta” que el DRAE define como “diablo”. Derivada de “pata”, en su segunda acepción es “persona que tiene un vicio en la formación de los pies o de las piernas”.

Existen varios equivalentes del dicho en distintos países hispánicos. Entre ellas, “se lo llevó Caplán”, “se lo llevó Mandinga”, “se lo llevó el malo” y “se lo llevó Candanga”. Todas ellas son fórmulas con las que se evade la mención del diablo.

Dentro del plano sobrenatural, “se lo llevó la bruja” es una variante más actual.

Por otro lado, Ivette Blazques expone que el dicho hace referencia a una persona que “se murió, está enfermo o pasando por un mal momento”. Explica que, luego del huracán San Ciriaco en 1899, se aprobó un acta que establecía que “debido a las epidemias y la cantidad de muertos que existían en ese momento por el paso del huracán, los funerales iban a dejar a los muertos en la entrada del cementerio de San Juan y no iban a permitir a los familiares bajar hasta la parte de abajo del cementerio para enterrarlos. El sepulturero se iba a encargar de recoger al difunto en la entrada y llevarlo a darle sepultura. El nombre del sepulturero era Pateco. Así que la expresión ‘se lo llevó Pateco’ tiene sus orígenes en el sepulturero del viejo San Juan”.

CADAS-~2Imagen de: http://bit.ly/1fpXXzb